El Índice de Calidad del Aire, Air Quality Index (AQI) en inglés, es un índice utilizado por diversas agencias gubernamentales para cuantificar y comunicar al público la calidad del aire. Indica el grado de pureza o contaminación atmosférica y los efectos para la salud humana asociados con dicha contaminación. Diferentes países tienen sus propios índices, que corresponden a diferentes estándares establecidos de calidad del aire.

untitled2.png

 

En Europa, las Directivas comunitarias requieren que cada Estado Miembro mida y facilite de forma rutinaria información actualizada de los diferentes contaminantes a los ciudadanos, organizaciones ecológicas y de consumidores, organismos sanitarios, etc. Esta obligación se describe en detalle en la Directiva 2008/50/EC  que es aplicada por cada país. La Agencia Europea de Medioambiente (EEA) gestiona varias bases de datos con abundante información relativas a la calidad del aire. Los Estados miembros deben asegurar que, en todas sus zonas y aglomeraciones, los niveles de determinados contaminantes en el aire ambiente no superen los valores límite establecidos:

Sustancia Período medio Valor límite
SO2 1 hora 350 μg/m3, que no podrá superarse más de 24 veces por año
1 día 125 μg/m3, que no podrá superarse más de 3 veces por año
NO2 1 hora 200 μg/m3, que no podrá superarse más de 18 veces por año
1 año 40 μg/m3
Benceno 1 año 5 μg/m3
CO 1 día 10 mg/m3
Pb 1 año 0,5 μg/m3
PM10 1 día 50 μg/m3, que no podrá superarse más de 35 veces por año
1 año 40 μg/m3

 

Y se establecen umbrales específicos de información y alerta para el dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno y para el ozono:

Contaminante Umbral de alerta
SO2 500 μg/m3
NO2 400 μg/m3
O3 240 μg/m3

En resumen, no existe en Europa un índice que de forma sencilla y visual comunique el nivel de contaminación en el aire, y cada país comunica los niveles de polución según su propio criterio en función de los niveles umbral establecidos por la Directiva.

En Estados Unidos, es la EPA (Agencia de Protección del Medioambiente) la que calcula un AQI teniendo en cuenta cinco contaminantes atmosféricos principales, reglamentados por la Ley de aire puro: Ozono (O3) a nivel de suelo, contaminación por partículas (PM), monóxido de carbono (CO), dióxido de azufre (SO2) y dióxido de nitrógeno (NO2). La EPA estableció normas nacionales sobre la calidad del aire para la protección de la salud humana conforme a cada uno de estos contaminantes. Se determinó que son el ozono a nivel de suelo y las partículas en suspensión los dos contaminantes que presentan la mayor amenaza a la salud de las personas.

El AQI es una escala que va de 0 a 500 y con un código de colores. Cuanto más alto es el valor del AQI, mayor es el nivel de contaminación atmosférica y mayor el riesgo para la salud:

Valores del índice de la calidad del aire (AQI) Amenaza para la salud Colores
0 a 50 Buena Verde
51 a 100 Moderada Amarillo
101 a 150 Insalubre para grupos sensibles Naranja
151 a 200 Insalubre Rojo
201 a 300 Muy insalubre Morado
301 a 500 Peligrosa Granate

 

Cada categoría se corresponde con un nivel diferente de riesgo para la salud:

  • Bueno”: El AQI oscila entre 0 y 50. La calidad del aire se considera satisfactoria y la contaminación atmosférica presenta un riesgo escaso o nulo.
  • Moderado”: El AQI oscila entre 51 y 100. La calidad del aire es aceptable pero para algunos contaminantes podría existir una preocupación moderada para la salud de un grupo muy pequeño de personas. Por ejemplo, las personas que son excepcionalmente sensibles al ozono pueden padecer síntomas respiratorios.
  • Insalubre para grupos sensibles”: El AQI oscila entre 101 y 150. Si bien las personas en general no van a sufrir en esta gama del AQI, las personas con enfermedades pulmonares, los adultos mayores y los niños son más susceptibles a la exposición al ozono, mientras que las personas con cardiopatías y enfermedades pulmonares, los adultos mayores y los niños son más susceptibles a la presencia de partículas en el aire.
  • Insalubre”: El AQI oscila entre 151 y 200. Todos pueden comenzar a padecer efectos adversos para la salud y los miembros de los grupos sensibles pueden padecer efectos más graves.
  • Muy insalubre”: El AQI oscila entre 201 y 300. Esto desencadenaría una alerta sanitaria que implica que todos pueden padecer efectos más graves para la salud..
  • Peligroso”: El AQI es superior a 300. Esto desencadenaría una advertencia sanitaria de condiciones de emergencia. Son mayores las probabilidades de que toda la población esté afectada.

Es siempre en cualquier caso, e independientemente del tipo de índice utilizado, necesario realizar siempre medidas fiables de los diferentes valores de contaminación que pueden afectar al ser humano.

Foto-airQ2s low.png

www.nihonkasetsu.com